Luego de la noche de los grammy de 2009, la relación entre el famoso rapero Chris Brown y la cante Rihanna se tornara en un ambiente de agresiones físicas y psicológicas hacia ella, para posteriormente entrar en un proceso legal en el cual el rapero fue condenado a cinco años de libertad condicional por asalto y agresión, además de una orden de alejamiento, se ha convertido en centro de conversación tras una entrevista muy sincera de la intérprete, con Oprah Winfrey.

Bien sabemos que la historia en la que están comprometidos los dos artistas, se ha prestado para diversas opiniones, por las cuales sus seguidores no se encuentran de acuerdo con las declaraciones de la cantante en la entrevista, donde afirmó que luego de 12 años de maltrato aún seguía sintiendo algo por su ex pareja, consecutivo a eso fue encontrada con moretones en su rostro, lo cual produjo que sus seguidores lo relacionaran.

‘Hemos construido la confianza de nuevo, y eso es… nos amamos y probablemente siempre lo haremos. Eso es algo que nunca vamos a cambiar. No es algo que puedas ignorar si alguna vez has estado enamorado’ expresó la cantante.

‘Creo que fue el amor de mi vida. Fue mi primer amor. Y veo que me amaba de la misma manera… ni siquiera se trata de que estemos juntos. Realmente lo amo. Así que lo principal para mí es que él esté en paz. No estoy en paz si él es un poco infeliz o si todavía se siente solo’ agregó.

Su representante ha tenido que salir a explicar que no ha sido un nuevo episodio de maltrato, pues afirma que los golpes de la cantante fueron causa de un accidente a bordo de un dispositivo eléctrico de movilidad.

‘Rihanna está completamente bien ahora, pero se cayó en un scooter eléctrico la semana pasada y se lastimó la frente y la cara, afortunadamente no hubo lesiones importantes y se está curando rápidamente’. agrega su manager.

Artículo recomendado

Controversia entre Jessi Uribe y Pipe Bueno por acusaciones

Sigue a Hoy En Bogotá en Facebook y Twitter, o suscríbete aquí a la Newsletter.

Fuente: Redacción Hoy En Bogotá, Alejandra Ballén.