Mientras en muchos lugares del mundo aún no se sabe que va a pasar con el COVID-19, otros personajes en Colombia tienen muy claro su objetivo.

Ha dejado al descubierto la verdad en sectores que tal vez no veíamos.

En la parte política, aunque hay excepciones aún continua la corrupción, desviando recursos que son vitales para todas las familias en este crítico momento, y lo que es aún más indignante, siguen aprovechándose de la emergencia propiciando campañas propias pensando enfuturas elecciones a costa de la necesidad del pueblo.

En la medicina nos han mostrado lo mal pagos y mal valorados que están nuestros servidores de la salud, algunos están en huelga no solo por su falta de pago, sino porque no cuentan con las herramientas y medidas necesarias para atender a nuestra población.

En la educación es inconcebible que en muchos hogares de nuestra querida Colombia en pleno siglo XXI, no tengan acceso a internet, pero bueno hay muchos que ni siquiera cuentan con agua potable ni un sistema de alcantarillado.

A muchos les vale…. Tanto así que mientras muchos mueren, otros siguen deforestando y matando como una plaga.

Por otro lado, vemos con alegría el aire es más puro, los animales se reproducen en sus hábitats y hasta nos visitan en las ciudades, el gran empuje que tienen nuestros campesinos, médicos y ciudadanos para trabajar, ayudar y sacar este país adelante arriesgando su propia vida.

Les dejo estas cortas palabras contándoles que la última imagen de algunos de nuestros ríos y la llegada al mar están con muchos tapabocas flotando, ¿Qué es peor, el COVID o nuestra gran inconciencia y egoísmo?

Esperamos en que este tiempo en el que el coronavirus “nos metió” en la casa, nos sirva para reflexionar sobre lo que estamos haciendo mal y sobre todo a encaminar nuestras acciones de manera distinta, pensando como una sola familia colombiana.

Sigue a Hoy En Bogotá en Facebook y Twitter, o suscríbete aquí a la Newsletter.